Inicio de sesión
  • Noticias
Imprimir

Comunicado de prensa

Junta Directiva del BCCR autoriza compra de valores de Hacienda en mercado secundario en situaciones de tensión sistémica de liquidez

- Descargar este comunicado (PDF)

San José, 15 de abril de 2020

La Junta Directiva del Banco Central de Costa Rica (BCCR), en sesión realizada el lunes 13 de abril de 2020, facultó a la Administración de la entidad a adquirir en el mercado secundario, títulos del Ministerio de Hacienda en colones por un monto máximo de ₡250.000 millones.

“La eventual adquisición por parte del Banco Central en el mercado secundario de títulos del Gobierno Central --señaló Rodrigo Cubero, Presidente del Banco Central-- se daría únicamente en caso de que existan problemas sistémicos de liquidez en ese mercado, y su propósito sería precisamente mitigar esas tensiones y contribuir a preservar la estabilidad del sistema financiero costarricense, en cumplimiento de uno de los objetivos que la ley asigna al Banco Central”.

La autorización para esta participación se da al amparo de lo preceptuado en el artículo 52, inciso c) de la Ley Orgánica del Banco Central de Costa Rica.

La estrechez de liquidez y la altísima volatilidad experimentada en semanas recientes en los mercados internacionales ha conducido a numerosos bancos centrales en el mundo a aplicar programas de compra de valores, que incluyen títulos del Gobierno. Esos programas están orientados a proveer liquidez, apoyar un adecuado funcionamiento de los sistemas de pagos y mercados financieros y procurar una efectiva transmisión de la política monetaria. Los organismos financieros internacionales, como el Fondo Monetario Internacional, también han recomendado que los bancos centrales provean liquidez y procuren la estabilidad de los mercados mediante el uso de diferentes herramientas, lo que incluye la adquisición de títulos valores.

En nuestro país, recientemente se han observado también algunas tensiones de liquidez en los mercados bursátiles en colones, producto de la pandemia del COVID-19. Dichas tensiones se han manifestado, en mayor medida, en una reducción en los volúmenes transados en el mercado secundario y en un incremento importante en el volumen de ofertas de venta en relación con las ofertas de compra. En menor medida, también se han experimentado incrementos en los rendimientos de algunos instrumentos.

Entre las razones que pueden explicar las tensiones antes señaladas están la incertidumbre sobre la profundidad y duración de las medidas sanitarias para contener la pandemia del COVID-19 y su impacto sobre la actividad económica; los mayores requerimientos de liquidez de ciertos sectores, como consecuencia del retiro actual o esperado de fondos (como en el caso de los retiros del Fondo de Capitalización Laboral) o el otorgamiento de readecuaciones y moratorias crediticias; un incremento en la preferencia por la liquidez de los ahorrantes; y la transmisión de las tensiones que se han observado en mercados financieros internacionales, en particular en relación con los títulos de mercados emergentes.

Los títulos emitidos por el Ministerio de Hacienda son los que tienen mayor presencia en el mercado de valores local. El monto de dichos instrumentos representaba, al finalizar marzo de este año, casi el 66% del total de valores en circulación registrados en el mercado costarricense. Además, los títulos del Ministerio de Hacienda constituyen la principal forma de garantía que se usa para obtener liquidez en el Mercado Integrado de Liquidez (MIL) del BCCR, y son también el principal componente del Fondo de Activos Líquidos del Índice de Cobertura de Liquidez, indicador con el que los intermediarios financieros deben cumplir como parte de la normativa prudencial de la Superintendencia General de Entidades Financieras.

Por lo tanto, tensiones sistémicas de liquidez en los mercados bursátiles que lleven a un ajuste abrupto y desordenando en los precios de estos títulos podrían tener efectos de contagio, afectar el adecuado funcionamiento del sistema de pagos, incidir negativamente en la transmisión de la política monetaria y, en general, poner en riesgo la estabilidad del sistema financiero.

“Por todos estos motivos –señaló el señor Cubero- es importante que, ante tensiones sistémicas de liquidez, el Banco Central participe en el mercado secundario de valores del Gobierno, con el objetivo de mitigar esas tensiones y asegurar la estabilidad del sistema financiero nacional. Esa participación complementaría las operaciones de gestión de liquidez que ya efectúa el Banco Central en el MIL, en los mercados de liquidez de la Bolsa Nacional de Valores y en el mercado secundario con sus propios títulos”.

El señor Cubero también indicó: “El Banco Central está dispuesto a inyectar la liquidez que se requiera en esta coyuntura para asegurar la estabilidad del sistema financiero. En el contexto actual, esta postura es coherente con el compromiso firme del Banco Central con una inflación baja y estable”.               

La adquisición en el mercado secundario por parte del Banco Central de títulos del Ministerio de Hacienda no constituye financiamiento al Gobierno, pues la compra de los valores se realizaría a un tercero, que sería quien recibe el dinero por la adquisición que hiciere el Banco Central. Dado que este instrumento es un mecanismo de excepción, el Banco Central restringe su participación a situaciones de tensión sistémica, y por ello limita la cuantía de su intervención y se imponen restricciones al tipo de valores que se pueden adquirir y a su fecha de emisión y colocación.  

El Banco Central publicará en su sitio web la información sobre las transacciones en mercado secundario que se efectúen al amparo de este acuerdo, al final de cada día en que realice dichas transacciones.