Banco Central de Costa Rica

|/js/BCCR_menu.htm
|/js/Menu_Izquierda.htm
 

Inflación de noviembre del 2015

 

San José, 08 de diciembre de 2015

 

En noviembre del 2015 la inflación, medida por la variación mensual del Índice de Precios al Consumidor (IPC), fue de -0,01%.  Con este resultado, la tasa acumulada en los primeros once meses del año alcanzó -0,99% y la variación interanual fue negativa por quinto mes consecutivo, ubicándose en -1,20%.

 

Como ha señalado el Banco Central de Costa Rica (BCCR) en comunicados previos, este comportamiento ha estado influido por elementos como la reducción en los precios internacionales de materias primas, de bienes y servicios regulados y de algunos productos agrícolas, y no por una posición de política monetaria restrictiva.

 

Las reducciones de la Tasa de política monetaria aplicadas en lo que transcurre del 2015 (de 5,25% a 2,25%) así como la disponibilidad de recursos líquidos en el sistema financiero observada desde agosto del 2014 son una manifestación de una postura de política monetaria expansiva.

 

De manera prospectiva, la evolución de los determinantes macroeconómicos de la inflación (agregados monetarios y crediticios, expectativas de inflación y brecha del producto) no generarán presiones inflacionarias adicionales, por lo que existe una alta probabilidad de que ésta se ubique en terreno negativo al término del 2015 y que se mantenga en valores bajos durante el 2016.

 

Aunque la tasa de variación interanual del IPC fue negativa en los últimos cinco meses, no es posible afirmar que el país enfrenta un proceso de deflación[1]. En el ámbito económico se está en presencia de un proceso deflacionario cuando: i) la disminución en el nivel general de precios se origina en una situación de recesión económica[2], ii) la caída de los precios es persistente y generalizada[3] y iii) el fenómeno ha permanecido por al menos dos  semestres[4].

 

 



[1] Corresponde a una caída en el nivel general de los precios (opuesto a una situación de inflación).

[2] Una recesión económica es un decrecimiento del producto interno bruto de un país por al menos dos trimestres consecutivos. La recesión, por lo general está acompañada de deflación, en el tanto la disminución de la demanda lleva a un exceso de oferta de bienes y servicios, lo que presiona los precios a la baja.

[3] En el lapso julio-noviembre del 2015 alrededor del 53% de los precios de bienes y servicios que componen la canasta del IPC subió o se mantuvo.

[4] Según criterio del Fondo Monetario Internacional.

Imagen de Estructura
Banco Central de Costa Rica © 2016.