Banco Central de Costa Rica

|/js/BCCR_menu.htm
|/js/Menu_Izquierda.htm
Imprimir
Exportar a PDF Exportar a Word Exportar a Texto Plano
 

La Nueva Familia de Billetes: Motivos y Denominaciones

 

San José, 20 de setiembre de 2012

 

A raíz de algunas consultas que nuevamente han surgido sobre las decisiones adoptadas por la Junta Directiva del Banco Central desde el año 2007, en torno a la nueva familia de billetes cuya circulación se completó el 27 de agosto de 2012, el Banco Central considera oportuno reproducir las explicaciones que se dieron en los años 2009 y 2010, para atender planteamientos respetables de personas y grupos interesados en estos temas.

 

-1.    Respuesta del entonces Presidente del Banco Central, Dr. Francisco de Paula Gutiérrez, al entonces diputado don Jorge Eduardo Sánchez, fechada 14 de julio de 2009 para atender "... un conjunto de preguntas sobre la decisión adoptada por el Banco Central de Costa Rica relativa al diseño de una nueva familia de billetes y, en particular, sobre los personajes históricos incluidos en ese diseño".

 

"La selección de los diseños y de las imágenes a incluir en los billetes, conforme al artículo 45 de la Ley 7558 antes citado, es potestad de la Junta Directiva del Banco Central.  Entre las propuestas de diseño que se analizaron, la Directiva consideró oportuno tener una unidad temática en la nueva familia de billetes y para ello se escogió la biodiversidad.  Adicionalmente, decidió incluir en los billetes personajes relevantes de la historia costarricense.  Esta ha sido una tradición en los billetes emitidos en Costa Rica ..."

 

"La emisión de nuevos billetes y monedas, si bien es una actividad ordinaria del Banco Central, no es una que se efectúe con mucha frecuencia.  Además, en la mayoría de los casos, el Banco se limita a hacer una nueva emisión de una denominación particular y no a emitir una nueva familia, como es la situación actual. Por ello, no existe una reglamentación escrita que regule la selección de los diseños que se emplearán y la Junta resuelve, de manera ad-hoc, cuando se presentan estas situaciones.

 

Así procedió en esta oportunidad.  Con el propósito de seleccionar figuras que aparecieran en la nueva familia de billetes, la Junta, después de comentar el tema, de manera informal, en varias ocasiones, integró una comisión, constituida por el Lic. Rodrigo Oreamuno Blanco y por el suscrito.  Esta comisión consideró apropiado, en el proceso de selección de las personas que figurarían en los billetes, valorar a personajes que hubieran desempeñado un papel importante en nuestra historia, reconociendo claramente que la escogencia dejaría por fuera a muchos costarricenses ilustres.

 

La comisión consultó referencias sobre personajes que habían aparecido con anterioridad en los billetes, entre ellas, la obra de don Manuel Chacón Hidalgo "Las imágenes en los billetes del Banco Central de Costa Rica 1950-2001".  También consideró oportuno seleccionar personajes de diversas épocas de nuestra historia pero juzgó innecesario consultar a historiadores con el fin de elaborar la propuesta que presentaría a la Junta Directiva para su conocimiento y eventual aprobación.

 

Para hacer la selección, la comisión estimó conveniente reconocer la labor de una mujer, quien se distinguió no sólo en el desarrollo de las letras y en la cultura popular, sino en las luchas que llevaron a los procesos de transformación social durante los años cuarenta.  Por ello propuso el nombre de la escritora y educadora María Isabel Carvajal.

 

Como personajes del siglo XIX, la comisión consideró oportuno recomendar el nombre de don Braulio Carrillo Colina, por su papel decisivo en la formación institucional de Costa Rica, durante los primeros años de su independencia, así como por su aporte a la economía nacional al impulsar el cultivo del café.  Para reflejar la importancia de la educación como base de la sociedad y del desarrollo del país, la comisión propuso el nombre de don Mauro Fernández, autor de la gran reforma educativa de finales del siglo XIX.  La comisión estaba consciente de que, al proponer a estos personajes dejaba de lado a muchos otros costarricenses ilustres que jugaron papeles de gran importancia en el desarrollo de nuestra nación durante el siglo XIX, entre otros, los señores Juan Mora Fernández, José María Castro Madriz, Jesús Jiménez, Juan Rafael Mora y al mismo héroe nacional, Juan Santamaría.

 

Como personajes de la primera parte del siglo XX, la comisión consideró pertinente destacar la figura de don Ricardo Jiménez Oreamuno, como reconocimiento a su aporte a la institucionalidad costarricense al desempeñar, entre otros cargos, la Presidencia de los tres poderes y haber ejercido la Presidencia de la República en tres períodos constitucionales.  Adicionalmente, la comisión recomendó la figura de don Alfredo González Flores, para resaltar la importancia de temas de índole económica, por haberse creado durante su Gobierno el Banco Internacional de Costa Rica, luego llamado Banco Nacional de Costa Rica y sentarse las bases del sistema tributario del siglo XX.

 

Por último, la comisión recomendó la figura de don José Figueres Ferrer, la cual representa en mucho la Costa Rica de la segunda mitad del siglo XX, durante la cual tuvo una enorme vigencia, no sólo por su presencia en el Poder Ejecutivo, el cual ejerció en tres ocasiones, sino en el desarrollo institucional del país, incluyendo la abolición del ejército, el fortalecimiento del sistema electoral y la creación de importantes instituciones.  Desde luego que la selección de estos personajes no va en desmedro de la importancia que para el país tuvieron en el siglo XX otros costarricenses ilustres, como el Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia, don Cleto González Víquez, don Manuel Mora Valverde, don Clodomiro Picado, don Tomás Soley, don Rodrigo Facio y muchos otros que, con su obra, contribuyeron a construir la Costa Rica de hoy.   La imagen de algunos de ellos ya ha sido incluida en emisiones anteriores de billetes;  la de otros, posiblemente lo será en el futuro.

 

Esos fueron los criterios seguidos por la comisión en la selección de las figuras que serán incorporadas a los billetes. Evidentemente, en ningún momento privó el criterio político-partidista, pues las figuras históricas escapan a esa consideración.  El proceso fue, como todo ejercicio de escogencia, difícil.  La recomendación de la comisión fue aceptada de forma unánime por la Junta Directiva del Banco Central, en su sesión 5353-2007 celebrada el 7 de noviembre del 2007.

 

Lamento no poder darle una respuesta precisa a su pregunta de por qué la figura de don José Figueres Ferrer se imprimirá en su billete que tiene, predominantemente, el color verde.  La comisión sugirió una asociación entre los personajes seleccionados y el valor facial del billete, sin considerar el color que cada uno de ellos tendría.  Ni la Junta Directiva ni la comisión efectuaron un ejercicio de asociación entre el personaje seleccionado y el motivo de biodiversidad que acompaña a cada uno de los billetes." 

 

-2.    Respuesta del entonces Gerente del Banco Central, Sr. Roy González, a los Diputados de la Fracción Parlamentaria del Partido Unidad Social Cristiana, del 28 de mayo de 2010, con referencia a "...algunos comentarios en relación con los personajes de la nueva serie de billetes que pondrá en circulación el Banco Central de Costa Rica (BCCR), a la vez que solicitan la incorporación en esa serie de billetes, de la figura del Ex presidente, Benemérito de la Patria y Gran Reformador Social, Rafael Ángel Calderón Guardia". Además de reiterar parte de la información de la carta referida en el punto 1 anterior, se agregan otros elementos de juicio:

 

" ... habiéndose iniciado el proyecto de emisión de la nueva serie de billetes a mediados del 2007, a la fecha se encuentran concluidas la mayoría de las etapas que lo comprenden; a saber: determinación de las denominaciones a emitir según las necesidades de la economía, la selección de motivos y personajes, medidas de seguridad a incorporar contra la falsificación, el diseño de los billetes, la contratación de la empresa impresora, el refrendo de la contratación de la empresa fabricante por parte de la Contraloría General de la República, la originación de los billetes, la preparación del material divulgativo y la fabricación de las planchas de impresión."

 

"... aún y cuando compartimos plenamente lo que expresan en su atento oficio DLF-001-2010, en torno a lo que significa para el país la figura del Doctor Rafael Ángel Calderón Guardia, acoger su respetuosa petitoria de incorporar su imagen en la nueva serie de billetes a estas alturas del proceso, resulta operativamente muy complicado puesto que, aparte de las distorsiones a las etapas concluidas antes detalladas, implicaría ineludiblemente una de dos acciones, ambas difíciles de sustentar; por un lado, la sustitución de uno de los seis personajes que fueron seleccionados o, alternativamente, agregar una denominación a la serie, lo cual riñe con los estudios que sustentan la circulación de seis denominaciones.

Como comprenderán, dadas las connotaciones técnicas y especialmente de seguridad asociadas a la emisión de billetes, cualquiera de las opciones antes mencionadas exigirían prácticamente replicar el proceso iniciado hace tres años, lo cual conllevaría para el BCCR, además de altos costos, complicaciones técnicas e incumplimientos contractuales, así como importantes retrasos en la introducción de los nuevos billetes; y lo más preocupante, le impediría atender oportunamente con la esencia del mandamiento expresado por la Sala Constitucional citado al principio de esta misiva."

 

-3.    Respuesta del entonces Gerente del Banco Central, Sr. Roy González, a los Diputados de la Fracción Parlamentaria del Partido Unidad Social Cristiana, del 10 de junio de 2010, ante su carta donde acusan recibo de la anterior y "...plantean una serie de nuevas interrogantes e insisten en que se atienda esa solicitud".

 

"Respecto a los estudios que sustentan la circulación de seis denominaciones, normalmente los bancos centrales establecen su estructura denominativa basándose en un modelo estándar conocido como "binary-decimal triplets" que establece que las denominaciones deben estructurarse en tripletas numéricas conformadas por las series {1,2,5}; {10,20,50}. Esto es así porque facilitan al ciudadano común los cálculos mentales (Mark A. Wynne More on optimal denominations for coins and currency). Aplicado el modelo al caso costarricense, se tienen denominaciones de 1000, 2000, 5000, 10000, 20000 y 50000 mil colones."

 

"Este tipo de modelos toman en cuenta variables como el poder adquisitivo promedio, la cantidad de billetes en circulación, el índice inflacionario, el valor de las denominaciones en circulación y el comportamiento de uso del efectivo, entre otros factores. Este tipo de modelos se operan por medio de  programas como el denominado "D-metric" (desarrollado por la firma De la Rue Co. de Inglaterra), a partir del cual se determina el valor que debe tener una nueva denominación."

 

"...son varias las razones por las cuales no consideramos conveniente la emisión de una séptima denominación. En primer término, a nivel internacional los ATM´s (cajeros automáticos) por lo general disponen de solo cuatro [...] compartimentos, lo cual constituye una restricción técnica que limita la cantidad de denominaciones que circulan en la economía.  Así, nuestra banca comercial utiliza uno de tales compartimentos para dispensar US dólares y los otros para tres de nuestras denominaciones en colones. Según esta logística y sabiendo que en  Costa Rica más del 80% del efectivo se distribuye a la economía vía ATM´s, emitir más denominaciones, aparte de que no respondería a ninguna necesidad real derivada del modelo antes comentado, tampoco representaría utilidad práctica para la colectividad, dada la limitación técnica comentada en torno a los ATM´s.

 

Otro factor al cual se le prestó especial atención al decidir la cantidad de denominaciones fue el fácil reconocimiento por parte de la población no vidente. Al respecto, las recomendaciones de la  Unión Europea de Ciegos (UEC) sugieren mantener al mínimo el número de denominaciones, para facilitar el reconocimiento por parte de ese sector de la población que en nuestro caso alcanza aproximadamente sesenta mil costarricenses.

 

Finalmente, al decidir la cantidad de denominaciones, se consideran también los gustos y preferencias que manifiestan los ciudadanos respecto al efectivo como medio de pago, la opinión de la banca comercial así como el costo que implicaría emitir nuevas denominaciones muy altas que [...] tendrían poca circulación, por lo que el tamaño del pedido sería muy pequeño y aumentaría considerablemente el costo de fabricación."

 

Con total transparencia podemos señalar que el diseño de los billetes de la nueva familia fue aprobado por la Junta Directiva en el 2007, tres años antes de que don Rodrigo Bolaños asumiera la Presidencia del Banco Central. Los personajes que aparecerían en cada denominación, fueron escogidos por la Junta Directiva en noviembre de ese mismo año y bajo los argumentos que se indican en este mismo documento.

 

Es claro entonces, que tales decisiones de casi cinco años atrás, nada tuvieron que ver con el proceso electoral que culminará en febrero de 2014.

 

Tampoco hay ninguna relación entre ese evento político y la fecha de puesta en circulación del resto de la nueva familia de billetes. Esto último es un aspecto meramente técnico, que para cada denominación se fundamenta principalmente en el estado físico (grado de deterioro) de los billetes por sustituirse.

 

En el caso de los billetes de ¢5,000 y ¢10.000,  en principio se estimaba que el deterioro de los existentes obligaría a sustituirlos hacia diciembre de 2011; sin embargo, según valoraciones en forma consensuada con los bancos comerciales, para entonces entre un 80% y un 90% de los que estaban en circulación ("vieja familia"), se encontraban en perfecto estado para continuar circulando por al menos un semestre más, como toda la población pudo comprobarlo fácilmente.

  

Posponer su salida durante 12 meses más propició un ahorro para los costarricenses, aproximado de 1.8 millones de dólares, al no tener que destruir billetes en buen estado.

 

Como también es fácil de observar, la campaña de educación que es imprescindible cuando se emiten billetes de una nueva familia, como en este caso, únicamente destaca las medidas de seguridad de los billetes, que desde nuestra perspectiva técnica es lo realmente relevante; no menciona en absoluto nada sobre los Beneméritos seleccionados.

 

Imagen de Estructura
Banco Central de Costa Rica © 2016.